Google+ Badge

jueves, 20 de febrero de 2014

Ninja

Cuando éramos pequeños, o más pequeños, el día de la primavera se hacía un concurso de Bellas Artes en la estación de Mármol City.
Recuerdo, al menos, dos categorías.
Una era la que pintabas tu obra sobre el mismísimo asfalto, ahí, en la calle que bordea la vía, donde están los jueguitos.
La otra, pintabas sobre una ¿cartulina? y lo exponían en la vidriera de la casa de artículos para el hogar que estaba sobre Mitre.
Mi hermano, el mayor, una vez se ganó el segundo premio. Lo titularon "la locomotora del futuro".
Y él lloraba desconsoladamente.
Había pintado a Mazinger Z, no una tonta máquina ferroviaria.

Oliverio estaba feliz porque yo había tejido al Almirante Crank, el enamorado de la Reina Conformia (personaje de un dibujito que disfruta mucho)

Y yo podría haber llorado al grito de "No es ningún almirante, es un ninja".
Pero no lo hice.
Sólo le dije "¿viste qué lindo, hijo?".
A ustedes si. 
Les presento a mi ninja.




miércoles, 19 de febrero de 2014

Mi florero

Tengo un tema con las flores, plantas y demases yerbas.
Soy asesina serial de plantas. No hay manera.
O al menos no la he encontrado.
Y con las flores, ay dios mío, con las flores.
No lo sé.
Será que me genera cierta melancolía observar día a día, en ese florero, la agonía de esa flor.
Un amigo florista, que no florero, argumentaba que ellos al menos les daban una muerte digna presentando esas flores de la manera más bella jamás imaginada.
Como sea, el punto es que las plantas que todavía no he matado, se encargó de lastimarlas el Viento de las últimas tormentas.
Plantas y unas cuantas ramas caídas.
Aprovechando la situación, y sin culpa de andar matando o mutilando, el domingo separé todas las ramitas quebradas.
Intento darles una muerte digna.
Y asuma que la planta en cuestión, con las puntas recortadas crecerá con más fuerza.
¿No que si?



lunes, 17 de febrero de 2014

Extracto de vainilla casero


Esencia de naranja

Y como la Vida nos había dado naranjas e hicimos un limpiador casero, con unas cascaritas que quedaron por ahí, aromatizamos un rato el ambiente.
Un rato no.
En realidad dejé la olla en la cocina y la fui encendiendo varias veces. 
Y como no puedo con mi genio, después de unos días le agregué un chorro de vainilla.
De li cio so.


domingo, 16 de febrero de 2014

Huevos

Es más fácil ser huevo.
Aunque huevo o pollo, de todas formas terminamos en el fuego.
Lo dicho.
Es más fácil ser huevo.



Cuando Oliverio vio la foto del pollo y los huevos me dijo: "No es para poner pajaritos, es para poner huevos, mamá. Los pajaritos van arriba del microondas"


La lata friolenta

Había una vez una lata friolenta, friolenta, friolenta.


Limones y naranjas



Y si la Vida te da naranjas, hacete un limpiador no tóxico, efectivo y barato.
Recién hecho. Ahora me toca esperar.



El saco que no fue I

Primer objeto fruto del kilo de lana que compré para tejer un saco.
Mi marido se quedó sin saco, pero la de cosas que vamos a tener!
Gris.
Raro.
Se viene la renovación.
Llamaremos a la serie "El saco que no fue"

Canasta porta llaves, control remoto y lo que vaya a parar.




Somos lo que colgamos

Realmente, una bicoca.
Un marco precioso de mi abuela. Tuve que desarmarlo por la humedad.
Unos broches de madera.
Imágenes varias que me vienen siguiendo desde hace unos cuantos años.
 






Corazones para María

Esta lana la compré hace más de dos años.
Porque me pareció hermosa, simple. No tenía idea en qué iba a transformarse. 
La dejé en paz, claro. Esperando.
Ante la duda, hago como los huarpes y el zonda: nada de tomar decisiones.

¿Se viene San Valentín?
Sí, se viene. Pero no responden al Santo estos corazones.
Son corazones para la ya no tan pequeña María.
Espero que engalanen su nuevo cuarto.






Esencia de vainilla casera

Este puede ser muy complejo, ojo.
Agarre la cacerola, póngale agua, prenda la hornalla.
Y ponga la cacerola al fuego, hombre, pero claro.
Agréguele un chorro de esencia de vainilla.
Listo.
Olor a flan al instante.
Hágalo para matar el olor a vinagre que le quedó después de curar una mesa, por ejemplo.
O si quiere vender su casa y hay potenciales compradores, los recibe con olorcito a familia.




Sin lastimaduras

Mi mesa de la cocina y un mueble vecino estaban muy lastimados.
Encontré por allí diversas recetas y maneras de curarlos.
Que tres cuartas partes, que partes iguales, que aceite de oliva, de girasol, que vinagre blanco, de manzana y que pitos y flautas.
Esta es mi manera.
Funciona. No necesito nada más.

                                                                         Mi receta



                                                                          Mi mesa

                                                               El menjunje mágico

                                                                         El resultado